El cereal es la semilla que constituye la base de alimentación de todos los pueblos del planeta. El cereal del mediterraneo es el trigo, el de sudamérica es el maíz, el de Africa es el mijo, el de centroeuropa es la cebada y la avena, el de oriente el arroz.

Es el alimento más equilibrado y es en el que se basa la primera alimentación, contiene lípidos, proteinas, hidratos de carbono, sales minerales y vitaminas. El cereal, curiosamente, tiene la misma proporción de azúcares y proteinas que la leche materna.

Es curioso que después de 3000 años han encontrado semilla de cereal en las pirámides, que utilizaban en las ceremonias. Lo han sembrado y ha crecido. Es extraordinario como el cereal guarda la memoria en el germen. Así un agricultor de un año para otro guarda el maiz y cada grano le da quinientos o mil.

Con la molienda se obtiene un precioso producto, la harina, que sirve de base para la elaboración de alimentos tan fundamentales como el pan.
  Desde los tiempos antiguos, las piedras de moler grano constituyen uno de los instrumentos más necesarios para la economía familiar. Hasta tal punto se considera a los cereales y a su harina como el alimento fundamental para sostener la vida, que la ley de Moisés prohibía hipotecar los instrumentos de moler el grano.

La tecnología crea nuevas maquinarias que pulverizan el cereal y lo vamos clasificando, le sacamos el corazón donde está el germen y lo convertimos en aceite, le sacamos las primeras cuticulas y lo trasformamos en alimento para animales, otra capa obtenemos la harina blanca. Pero en ese proceso de industrialización donde también se utilizará el calor es donde se van a perder parte de los nutrientes y oligoelementos del alimento, y sobre todo lo más importante la energía que hace de la semilla un todo, la fuerza de cohesión de todos los elementos que la constituyen. La harina que obtengamos del proceso ya no tendrá los mismos nutrientes de la semilla original.

La tradición junta el cereal con la legumbre formando un todo, y constituye 5/8 parte de lo que hace falta comer. 1/8 parte de carne y pescado, y 2/8 partes de fruta y verdura.

Cereales integrales
  
La mayor parte de la harina que se producía hasta el siglo XIX era integral, se elaboraba con todas las partes del grano. Era una harina más basta, y el pan más oscuro. Este tipo de pan se consideraba Alimento para pobres.
  
Cuanto más elevado era el estrato social, más blanco era el pan que se consumía. La harina blanca era un signo de prestigio y de distinción social.
  En 1870 las muelas de piedra de los molinos, que trituraban el grano, empezaron a ser sustituidas por rodillos de acero, que lo aplastaban y rompían. De esta forma se hace más fácil eliminar el salvado y el germen, y así empezó la producción industrial de harina blanca refinada. Esta harina blanca se conserva durante más tiempo sin enranciarse.

  Tuvieron que pasar muchas décadas hasta que los científicos y nutricionistas se dieron cuenta de que la harina refinada no es tan saludable como la integral. El doctor Max Bircher-Benner, en Suiza, ya había adelantado, en la segunda mitad del siglo XIX, lo que el doctor Denis P. Burkitt demostró unos cien años más tarde: que la fibra vegetal de la que carece la harina blanca, es necesaria para el buen funcionamiento del intestino.

Hoy las evidencias científicas demuestran que los cereales integrales y sus derivados poseen poderes curativos y preventivos frente a las enfermedades de nuestro tiempo: arteriosclerosis, diabetes, cáries y cáncer.

¿Engordan los cereales?

Los cereales son alimentos energéticos que proporcionan abundantes calorías. Sin embargo, su consumo abundante no produce obesidad, siempre y cuando no se consuman más calorías de las necesarias.
Además si son integrales, provocan un menor acúmulo de grasa en el cuerpo que los dulces y los alimentos ricos en grasas de origen animal. Es decir, que 100 gramos de pan, que aportan unas 250 calorías (kcal), engordan menos que 35 gramos de mantequilla o que 62 gramos de helado, que también proporcionan unas 250 calorías (kcal).
En realidad, lo que engorda de los cereales es el azúcar y la grasa que normalmente se les añade en sus diversas preparaciones (bollos, tartas, etc.). El pan en si mismo no engorda, especialmente si es integral, engorda lo que se come juntamente con el pan: mantequilla, embutidos u otros productos.

Valor nutritivo de los cereales

Cereales Integrales. ¿Engordan los cereales? Valor nutritivo de los cereales. Ventajas. Inconvenientes. Cereales para el desayuno.

Ventajas de los cereales integrales

 

Inconvenientes de los cereales

 

Cereales para el desayuno
 

Hacia finales del siglo XVIII un genial doctor buscaba una alternativa al clásico desayuno americano de huevos con bacon. Logró producir a partir de los granos de cereal, un tipo de copos llamados granose, que conservaban sus cualidades nutritivas y se mantenían listos para ser usados. Se trataba del doctor John Harvey Kellogg, desarrolló los famosos cereales para el desayuno, que iban a mejorar los hábitos dietéticos de medio mundo.
   

Copos de cereales integrales
  
Constituyen la forma más simple y saludable de procesar los cereales integrales. Su elaboración consta de cuatro fases:

  1. Cocción de los granos integrales en agua.
  2. Secado de los granos hasta que alcanzan el grado óptimo de humedad.
  3. Prensado de los granos mediante rodillos, con lo que se transforman en copos.
  4. Secado o tueste de los copos.


  Los copos así preparados se pueden consumir directamente, remojándolos en leche, yogur,jugo de fruta o agua. También pueden hervirse durante unos minutos en leche o caldo de verduras.

Copos procesados: Cornflakes.
  
Se elaboran, no con el grano entero, sino con la masa de su harina más o menos refinada. Se les suele añadir sal, azúcar, malta y diversos extractos para darles sabor. Habitualmente se enriquecen con vitaminas y minerales, para compensar las pérdidas de estos nutrientes que se producen al refinar la harina.
  Este tipo de copos refinados y procesados son más sabrosos, crujientes y apetitosos que los copos integrales. Sin embargo, tienen los siguientes inconvenientes:

Cereales inflados
  
Se elaboran insuflando aire a presión en pequeños fragmentos de masa hecha con la harina de diversos granos. Resultan muy esponjosos, ligeros y crujientes, aunque menos nutritivos que los granos completos.

Muesli

El muesli es el desayuno tradicional de los robustos campesinos suizos que el doctor Sircher-Senner se encargo de divulgar por Europa a finales del siglo XIX.

Las cualidades nutritivas del muesli sustituye con ventaja tanto al pobre desayuno a base de café, bo-
llos y mantequilla, como al típico inglés a base de huevos con 'bacon'.

Hoy sabemos que un desayuno rico en cereales y frutas, mejora el rendimiento físico e intelectual en las horas de la mañana.
El 'mueslí', que se toma junto con jugos de fruta, leche o yogur, consta de los siguientes ingredientes:

Salvado

Núcleo

Germen